CALENDARIO AGOSTO 2017
Cesta
Cesta
No hay ningún artículo en su cesta. Ir a la tienda
Síguenos en Facebook
Buscar
  • Listado terapias


ARTES MARCIALES PARA LA VIDA
Síguenos en Twitter
ANERISART Artesanía espiritual

EL TDAH NO EXISTE, Y LA MEDICACIÓN NO ES UN TRATAMIENTO, SINO UN DOPAJE.

Publicada el 22-03-16 18:38:26
 

El catedrático Marino Pérez, autor de «Volviendo a la normalidad», asegura que no hay biomarcador cerebral que justifique el Trastorno por Déficit de Atención

Foto: EL TDAH NO EXISTE, Y LA MEDICACIÓN NO ES UN TRATAMIENTO, SINO UN DOPAJE.

El catedrático Marino Pérez, autor de «Volviendo a la normalidad», asegura que no hay biomarcador cerebral que justifique el Trastorno por Déficit de Atención


«Hay una patologización de problemas normales de la infancia», denuncia Marino

«No existe. El TDAH es un diagnóstico que carece de entidad clínica, y la medicación, lejos de ser propiamente un tratamiento es, en realidad, un dopaje». Esta es la sentencia de Marino Pérez, especialista en Psicología Clínica y catedrático de Psicopatología y Técnicas de Intervención en la Universidad de Oviedo, además de coautor, junto a Fernando García de Vinuesa y Héctor González Pardo de «Volviendo a la normalidad», un libro donde dedican 363 páginas a desmitificar de forma demoledora y con todo tipo de referencias bibliográficas el Trastorno por Déficit de Atención con y sin hiperactividad y el Trastorno Bipolar infantil. Lo que sí que existe, y es a su juicio muy preocupante, es el fenómeno de la «patologización de problemas normales de la infancia, convertidos en supuestos diagnósticos a medicar».

—En «Volviendo a la normalidad», ustedes ponen el dedo en la llaga, al asegurar que el llamado Trastorno por Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad (TDAH), no existe.

—El TDAH es un diagnóstico, cada vez más popularizado, que carece de entidad clínica. Para empezar, no se establece sobre criterios objetivos que permitan diferenciar el comportamiento normal del supuestamente patológico, sino que se basa en apreciaciones subjetivas, en estimaciones de los padres del tipo de si «a menudo» el niño se distrae y se mueve mucho. Más que nada, el diagnóstico es tautológico. Si un padre preguntara al clínico por qué su hijo es tan desatento e inquieto, probablemente le respondería porque tiene TDAH, y si le preguntara ahora cómo sabe que tiene TDAH, le diría porque es desatento e inquieto. Por lo demás, insisto, no existe ninguna condición neurobiológica ni genética indenficada, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba.

—¿Quiere decir que no hay ninguna prueba médica que lo demuestre?

—No. No existen pruebas clínicas ni de neuroimagen (como TC, RM, PET, etc) ni neurofisiológicas (EEG, ERP) o test psicológicos que de forma específica sirvan para el diagnóstico. Lo que nosotros decimos en esta obra, con toda seguridad, es que no hay ningún biomarcador que distinga a los niños TDAH. No se niega que tengan problemas, pero son niños, que tienen curiosidad y quieren atender a lo que sea, moverse... A sentarse es algo que hay que aprender. No existe ninguna alteración en el cerebro.

—Pero los expertos en TDAH afirman que este trastorno mental/psiquiátrico del neurodesarrollo conlleva ciertas particularidades cerebrales, y niveles anormales de sustancias neurotransmisoras...

—Pudiera haber diferencias en el cerebro, como es distinto el cerebro de un músico al de otro que no lo es. Incluso el de un pianista a un violinista. Pero esa diferencia del cerebro no es la causa. El cerebro es plástico y puede variar su estructura y su funcionamiento dependiendo de las exigencias y condiciones de vida. Un ejemplo muy famoso es del hipocampo cerebral de los taxistas de Londres. Cuantos más años de profesionalidad, más alterada es esa estructura cerebral. ¿Por qué? Porque está relacionada con el recuerdo y la memoria espacial, como es requerido para ser taxista en una ciudad de 25.000 calles como Londres. Lo que se pueda observar diferencial en el cerebro de quien sea, en este caso de niños a los que se diagnostica TDAH, no explica que esa sea la causa del supuesto trastorno, si no que los niños sean más activos e inquietos. Pero algunos padres se agarran o podrían estar interesados en encontrar una diferencia cerebral en los niños que les justifique o exima de responsabilidad en lo que le pasa al niño. Insisto, no hay ningún clínico ni ninguna prueba de neuroimagen que pueda validar un diagnóstico, como no hay evidencia que demuestre que los niveles cerebrales de dopamina o noradrelina sean anormales en niños con este diagnóstico.

—Ustedes también recogen en su obra que muchos clínicos, y hasta laboratorios farmacéuticos, que reconocen que no hay biomarcadores específicos.

—Cualquiera que esté al tanto de las investigaciones no puede dejar de reconocer que en realidad no hay biomarcadores específicos por los que se pueda diagnosticar ese TDAH como una entidad clínica diferencia. En España hay multitud de expertos en el tema que después de defender que es un trastorno bioneurológico, reconocen que no hay bases neurológicas establecidas para el diagnóstico. Y sin embargo mantienen ese discurso. Casualmente, suelen ser personas con conflictos de intereses reconocidos y declarados, que han recibido y está recibiendo ayudas y subvenciones y todo tipo de privilegios de diversos laboratorios. Es decir, muy a menudo los defensores del TDAH mantienen esa retórica a pesar de que no hay evidencia, por un conflicto de intereses que les lleva a sesgar la información por el lado de lo que desean que hubiera en base a los intereses de hacer pasar el trastorno como si fuera una enfermedad que hubiera que medicar.

—La realidad es que el TDAH se acaba de reconocer en la flamente Ley orgánica para la mejora educativa (LOMCE).

—Las instancias políticas, empezando por el Parlamento Europeo, con su «libro blanco» sobre el TDAH, y terminando por su inclusión en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), puede que estén dando carta de naturaleza a algo cuya naturaleza, valga la redundancia, está por determinar y que, de hecho, es controvertida. Se está reclamando que se hagan las dotaciones adecuadas que contempla la ley como son ayudas, subvenciones, e incluso rebajas para la adquisición de los libros de texto, ventajas para acceder a becas, quien sabe si hasta para acceder a la Universidad. Mientras, los lobbies de la industria farmacéutica se estarán frotando las manos, viendo como los políticos «trabajan» a su favor. Los políticos creerán que han hecho lo políticamente correcto pero, de acuerdo con lo dicho, sería incorrecto científicamente.

—Usted augura que, a partir de este reconocimiento, habrá muchos interesados en que el niño reciba un diagnostico formal de TDAH.

—Si. Esto mismo que ha pasado en España, de que la Ley otorgue cobertura legal al TDAH, se vio con anterioridad en 1997 en Quebec (Canadá). Allí hicieron un estudio de seguimiento de diagnósticos durante los 14 años siguientes y se encontró que en esa provincia canadiense en concreto, y a diferencia del resto de Canadá, había aumentado exponencialmente el número de niños medicados. Un crecimiento que no se observó en otras enfermedades propiamente infantiles como el asma, donde el porcentaje se mantuvo el resto del tiempo. Además, los niños que tomaban medicación de forma continuada tenían un rendimiento más bajo a largo plazo. Y tenían a su vez otros comportamientos y otras alteraciones como ansiedad y depresión.

—Los efectos secundarios de la medicación es algo que ustedes también citan en esta obra, al señalar que los padres no son muy conscientes de los mismos.

—La utilidad de la medicación, hasta donde lo es, no se debe a que esté corrigiendo supuestos desequilibrios neuroquímicos causantes del problema, como se da a entender, sino a que el propio efecto psicoactivo de la droga estimulante puede aumentar la atención o concentración, como también lo hacen el café o las bebidas tipo Red Bull. La medicación para el TDAH no es, en rigor, un tratamiento específico, sino un dopaje: es la administración de fármacos o sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento. En cuanto a la salud, estas anfetaminas lo que producen es un efecto inmediato (si es continuado) de aumento de la presión sanguínea y cardiaca, que les puede llevar a tener a la larga más riesgos cardiovasculares. Tampoco les debería sorprender su efecto sobre el retraso del crecimiento. La cuestión es saber que pasa tras años de medicación.

—Si el TDAH no es un cuadro clínico, pero sí un problema de conducta, ¿qué pueden hacer los padres afectados?

—Lo dificil hoy en día es que los padres puedan tener una atención más continuada y sosegada con los niños. Pero la atención y la actividad se pueden aprender, y mejorar. Hay estudios hechos y publicados en la versión americana de Mente y Cerebro con niños pequeños abocados o candidatos a recibir el diagnóstico. Se les enseñaba a los padres a realizar diversas tareas con esos pequeños, con el objeto de educar la atención y su impulsividad. Y se ha comprobado que con estas actividades consistentes en juegos tipo «Simon dice», donde uno tiene que esperar a responder cuando se le pide algo, se ha logrado que los niños mejoren y controlen la impulsividad o los comportamientos que les abocaba al TDAH.

—Mientras tanto, usted señala que las asociaciones de afectados tienen publicidad en sus webs de los laboratorios farmacéuticos implicados en la fabricación de los medicamentos.

—Si usted echa un vistazo a alguna de ellas lo podrá comprobar por usted misma. En mi opinión, las asociaciones de padres y afectados por el TDAH, si no quieren hacerle el juego a otros intereses, debieran tener prohibido en sus estatutos recibir financiación de los fabricantes de medicación, y utilizar como divulgación sus explicaciones y panfletos. Es como si ponemos al lobo a cuidar de las ovejas. Aunque los laboratorios reciban cuantiosas multas por la inapropiada promoción de sus preparados y afirmaciones engañosas acerca de su eficacia, como los 56.5 millones de dólares que tendrá que pagar el principal fabricante de medicamentos para el TDAH, no será nada comparado con los 1.200 millones de dólares que tiene previsto ganar en 2017 con uno de ellos. De estas cosas también hay que hablar cuando se habla de TDAH.

—¿Recomendaría usted alguna lectura a padres preocupados?
—A los

«Hay una patologización de problemas normales de la infancia», denuncia Marino

«No existe. El TDAH es un diagnóstico que carece de entidad clínica, y la medicación, lejos de ser propiamente un tratamiento es, en realidad, un dopaje». 

Esta es la sentencia de Marino Pérez, especialista en Psicología Clínica y catedrático de Psicopatología y Técnicas de Intervención en la Universidad de Oviedo, además de coautor, junto a Fernando García de Vinuesa y Héctor González Pardo de «Volviendo a la normalidad», un libro donde dedican 363 páginas a desmitificar de forma demoledora y con todo tipo de referencias bibliográficas el Trastorno por Déficit de Atención con y sin hiperactividad y el Trastorno Bipolar infantil. 

Lo que sí que existe, y es a su juicio muy preocupante, es el fenómeno de la «patologización de problemas normales de la infancia, convertidos en supuestos diagnósticos a medicar».

—En «Volviendo a la normalidad», ustedes ponen el dedo en la llaga, al asegurar que el llamado Trastorno por Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad (TDAH), no existe.

— El TDAH es un diagnóstico, cada vez más popularizado, que carece de entidad clínica. Para empezar, no se establece sobre criterios objetivos que permitan diferenciar el comportamiento normal del supuestamente patológico, sino que se basa en apreciaciones subjetivas, en estimaciones de los padres del tipo de si «a menudo» el niño se distrae y se mueve mucho. Más que nada, el diagnóstico es tautológico. Si un padre preguntara al clínico por qué su hijo es tan desatento e inquieto, probablemente le respondería porque tiene TDAH, y si le preguntara ahora cómo sabe que tiene TDAH, le diría porque es desatento e inquieto. Por lo demás, insisto, no existe ninguna condición neurobiológica ni genética indenficada, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba.

— ¿Quiere decir que no hay ninguna prueba médica que lo demuestre?

— No. No existen pruebas clínicas ni de neuroimagen (como TC, RM, PET, etc) ni neurofisiológicas (EEG, ERP) o test psicológicos que de forma específica sirvan para el diagnóstico. Lo que nosotros decimos en esta obra, con toda seguridad, es que no hay ningún biomarcador que distinga a los niños TDAH. No se niega que tengan problemas, pero son niños, que tienen curiosidad y quieren atender a lo que sea, moverse... A sentarse es algo que hay que aprender. No existe ninguna alteración en el cerebro.

—Pero los expertos en TDAH afirman que este trastorno mental/psiquiátrico del neurodesarrollo conlleva ciertas particularidades cerebrales, y niveles anormales de sustancias neurotransmisoras...

— Pudiera haber diferencias en el cerebro, como es distinto el cerebro de un músico al de otro que no lo es. Incluso el de un pianista a un violinista. Pero esa diferencia del cerebro no es la causa. El cerebro es plástico y puede variar su estructura y su funcionamiento dependiendo de las exigencias y condiciones de vida. Un ejemplo muy famoso es del hipocampo cerebral de los taxistas de Londres. Cuantos más años de profesionalidad, más alterada es esa estructura cerebral. ¿Por qué? Porque está relacionada con el recuerdo y la memoria espacial, como es requerido para ser taxista en una ciudad de 25.000 calles como Londres. 

Lo que se pueda observar diferencial en el cerebro de quien sea, en este caso de niños a los que se diagnostica TDAH, no explica que esa sea la causa del supuesto trastorno, si no que los niños sean más activos e inquietos. Pero algunos padres se agarran o podrían estar interesados en encontrar una diferencia cerebral en los niños que les justifique o exima de responsabilidad en lo que le pasa al niño. 

Insisto, no hay ningún clínico ni ninguna prueba de neuroimagen que pueda validar un diagnóstico, como no hay evidencia que demuestre que los niveles cerebrales de dopamina o noradrelina sean anormales en niños con este diagnóstico.



— Ustedes también recogen en su obra que muchos clínicos, y hasta laboratorios farmacéuticos, que reconocen que no hay biomarcadores específicos.

— Cualquiera que esté al tanto de las investigaciones no puede dejar de reconocer que en realidad no hay biomarcadores específicos por los que se pueda diagnosticar ese TDAH como una entidad clínica diferencia. En España hay multitud de expertos en el tema que después de defender que es un trastorno bioneurológico, reconocen que no hay bases neurológicas establecidas para el diagnóstico. Y sin embargo mantienen ese discurso. 

Casualmente, suelen ser personas con conflictos de intereses reconocidos y declarados, que han recibido y está recibiendo ayudas y subvenciones y todo tipo de privilegios de diversos laboratorios. Es decir, muy a menudo los defensores del TDAH mantienen esa retórica a pesar de que no hay evidencia, por un conflicto de intereses que les lleva a sesgar la información por el lado de lo que desean que hubiera en base a los intereses de hacer pasar el trastorno como si fuera una enfermedad que hubiera que medicar.

— La realidad es que el TDAH se acaba de reconocer en la flamente Ley orgánica para la mejora educativa (LOMCE).

— Las instancias políticas, empezando por el Parlamento Europeo, con su «libro blanco» sobre el TDAH, y terminando por su inclusión en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), puede que estén dando carta de naturaleza a algo cuya naturaleza, valga la redundancia, está por determinar y que, de hecho, es controvertida. 

Se está reclamando que se hagan las dotaciones adecuadas que contempla la ley como son ayudas, subvenciones, e incluso rebajas para la adquisición de los libros de texto, ventajas para acceder a becas, quien sabe si hasta para acceder a la Universidad. Mientras, los lobbies de la industria farmacéutica se estarán frotando las manos, viendo como los políticos «trabajan» a su favor. Los políticos creerán que han hecho lo políticamente correcto pero, de acuerdo con lo dicho, sería incorrecto científicamente.

— Usted augura que, a partir de este reconocimiento, habrá muchos interesados en que el niño reciba un diagnostico formal de TDAH.

— Si. Esto mismo que ha pasado en España, de que la Ley otorgue cobertura legal al TDAH, se vio con anterioridad en 1997 en Quebec (Canadá). Allí hicieron un estudio de seguimiento de diagnósticos durante los 14 años siguientes y se encontró que en esa provincia canadiense en concreto, y a diferencia del resto de Canadá, había aumentado exponencialmente el número de niños medicados. 

Un crecimiento que no se observó en otras enfermedades propiamente infantiles como el asma, donde el porcentaje se mantuvo el resto del tiempo. Además, los niños que tomaban medicación de forma continuada tenían un rendimiento más bajo a largo plazo. Y tenían a su vez otros comportamientos y otras alteraciones como ansiedad y depresión.

— Los efectos secundarios de la medicación es algo que ustedes también citan en esta obra, al señalar que los padres no son muy conscientes de los mismos.

— La utilidad de la medicación, hasta donde lo es, no se debe a que esté corrigiendo supuestos desequilibrios neuroquímicos causantes del problema, como se da a entender, sino a que el propio efecto psicoactivo de la droga estimulante puede aumentar la atención o concentración, como también lo hacen el café o las bebidas tipo Red Bull. La medicación para el TDAH no es, en rigor, un tratamiento específico, sino un dopaje: es la administración de fármacos o sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento. 

En cuanto a la salud, estas anfetaminas lo que producen es un efecto inmediato (si es continuado) de aumento de la presión sanguínea y cardiaca, que les puede llevar a tener a la larga más riesgos cardiovasculares. 

Tampoco les debería sorprender su efecto sobre el retraso del crecimiento. La cuestión es saber que pasa tras años de medicación.

— Si el TDAH no es un cuadro clínico, pero sí un problema de conducta, ¿qué pueden hacer los padres afectados?

— Lo dificil hoy en día es que los padres puedan tener una atención más continuada y sosegada con los niños. Pero la atención y la actividad se pueden aprender, y mejorar. Hay estudios hechos y publicados en la versión americana de Mente y Cerebro con niños pequeños abocados o candidatos a recibir el diagnóstico. 

Se les enseñaba a los padres a realizar diversas tareas con esos pequeños, con el objeto de educar la atención y su impulsividad. Y se ha comprobado que con estas actividades consistentes en juegos tipo «Simon dice», donde uno tiene que esperar a responder cuando se le pide algo, se ha logrado que los niños mejoren y controlen la impulsividad o los comportamientos que les abocaba al TDAH.

— Mientras tanto, usted señala que las asociaciones de afectados tienen publicidad en sus webs de los laboratorios farmacéuticos implicados en la fabricación de los medicamentos.

— Si usted echa un vistazo a alguna de ellas lo podrá comprobar por usted misma. En mi opinión, las asociaciones de padres y afectados por el TDAH, si no quieren hacerle el juego a otros intereses, debieran tener prohibido en sus estatutos recibir financiación de los fabricantes de medicación, y utilizar como divulgación sus explicaciones y panfletos. Es como si ponemos al lobo a cuidar de las ovejas. Aunque los laboratorios reciban cuantiosas multas por la inapropiada promoción de sus preparados y afirmaciones engañosas acerca de su eficacia, como los 56.5 millones de dólares que tendrá que pagar el principal fabricante de medicamentos para el TDAH, no será nada comparado con los 1.200 millones de dólares que tiene previsto ganar en 2017 con uno de ellos. De estas cosas también hay que hablar cuando se habla de TDAH.

— ¿Recomendaría usted alguna lectura a padres preocupados?

— A los padres de niños diagnosticados con TDAH les aconsejaría, sobre todo, que no aceptaran guías cuyos autores y asesores tengan conflictos de intereses con las industrias farmacéuticas. Que busquen guías independientes que cuenten la verdad de lo que se sabe del TDAH y de las implicaciones que tiene la medicación. 

En España el Boletín de Información Farmacoterapéutica de Navarra ha editado una que se titula Atentos al Déficit de Atención (TDAH) entre la naturaleza incierta y la prescripción hiperactiva. 

Es una guía que puede ser muy útil para que los padres sepan a qué atenerse o que esperar de los fármacos. Y que ellos decidan.



Opciones para este artículo

ARTES MARCIALES PARA LA VIDA. AGOSTO 2017.
CALENDARIO DE ACTIVIDADES. AGOSTO 2017
VERANO 2017. VIAJES INICIÁTICOS, CURSOS Y FORMACIONES PARA TI.
VIAJE INICIATICO INDIA - TIBET. CON JULIO ALONSO. CAMINO DE ILUMINACIÓN
SEMINARIO INTENSIVO CON EL DR. SANTIAGO CÓRDOBA ROJAS
PIRÁMIDES DE BOSNIA. VIAJA A LA HISTORIA Y AL MISTERIO.
CURSOS DE HIPNOSIS Y REGRESIONES DE RICARDO BRU, MÉTODO FLASHBACK.
JULIO Y AGOSTO. AGENDA CENTRO NADAJI
8,9,10 SEPTIEMBRE CURSO ADN THETAHEALING BÁSICO
CALENDARIO DE ACTIVIDADES DE JULIO 2017. SELECCIÓN TODOTERAPIAS
Terapeutas relacionados
RAUL FONT. Masaje, Reiki, Naturopatía. Barcelona
Michêle Averard. Terapeuta del Sonido. Alcalalí (Alicante)
PROFESORA NOEMI ROSAS. CRISTALOTERAPEUTA. PSICOPEDAGOGA. MAESTRA DE REIKI. MUSICOTERAPEUTA. EN PAMPLONA Y BARCELONA
ANNE GIVAUDAN Y ANTOINE ACHRAM. TERAPIA ESENIA FORMACIÓN
ROSALIA ZABALA. Maestra en el movimiento de energías, Reiki. Ramón López. Reiki, Constelaciones Familiares. Terapeutas del centro Ajna. Badalona. (Barcelona)
FERNANDO DANS. Cursos de Canto Curativo y Musicoterapia para Embarazadas. Barcelona. Practitioner Sound Therapy.
Sala TODOTERAPIAS EN ALQUILER. EIXAMPLE BARCELONA.
Isabel Calpe. Qi Gong, Medicina Tradicinal China, Tai Chi Chuan. Clases de Qi Gong - Chi Kung en Barcelona
María Cristina Catuara, Terapeuta transpersonal, Regresiones a vidas pasadas e hipnosis consciente, en Barcelona.
ISABEL SOLANICH. Coach Personal - Counsellor - Terapeuta Emocional – Terapeuta Reiki (Reiki Master). Barcelona
ENRIQUE SANTAMARIA. Terapia Esenia. Instructor de Meditación y Artes Marciales. Barcelona
MIREIA CLARET VAN DORP. Asesoramiento Nutricional, Drenaje Linfático manual, Reflexología podal, Terapia Craneosacral, Técnica Nadeau. Barcelona
Fady Bujana. Coach, autor y conferenciante. Barcelona
Juan Pulido Rodríguez. Psicólogo, terapeuta y formador de EFT. Barcelona
COLIN TIPPING. COACH, CRADOR DEL MÉTODO PERDÓN RADICAL.
Magda Galvez. Coach, conferenciante motivacional. Barcelona
ANTONIO CALDERON. Psicólogo clínico y creador de la técnica DMC- Desactivación de la memoria corporal. Cursos por toda España.
María José Cabanillas. Psicóloga, coach y experta en Hooponopono.
José González Fernández. Psicólogo clínico. Cursos de desarrollo del poder mental. Barcelona.
Germán Menino Gallardo, Psicoterapeuta evolutivo, asesor holístico y profesor psico-espiritual. Barcelona.
Walter Maverino. Coach, consultor y escritor.
IN MEMORIAM ODRACIR LAVID. MÚSICO Y COMPOSITOR. CONCIERTOS SOLIDARIOS
DIANA SANTOS. MEDIUM, CANALIZADORA Y VIDENTE.
Mª JOSE CASTILLO -Terapias del Bienestar. REIKI . FLORES DE BACH . TAROT EVOLUTIVO. HIPNOSIS Y REGRESIONES CONSCIENTES. REGISTROS AKÁSHICOS
GIOVANNA KOBAU. Instructora de la Oneness University. DIKSHA BLESSING.
CHELO GAS. Facilitadora de Sana tu Vida de Louise L. Hay. Barcelona.
ROSA BLANCO. BIODINÁMICA CRANEOSACRAL.
Jean Pierre Garnier Malet. Físico, escritor y conferenciante sobre la teoría del desdoblamiento del espacio y del tiempo.
DRA. MARILYN ROSSNER. Médium, Vidente y Psiquiatra experta en educación especial.
SANDRA BALLESTIN. MATRIX OC ®.
Marcos Salas. Terapeuta transpersonal y psico-nutricionista. Barcelona
Rebecca Beltran. Medicina Tradicional Maya.
ÁNGELES SANZ VICARIO. CANTOTERAPIA. TERAPEUTA DEL SONIDO
JOSE MANUEL VALENCIA. COACH DE SALUD NATURAL. QUIROMASAJE. NATUROPATIA
ALDO BARRAGÁN. Terapeuta Gestalt. Coach Profesional. Profesor de Yoga y meditación. Director de Espacio Impulso (Barcelona)
DR. JOHN DEMARTINI. MAESTRO CONFERENCIANTE Y ESCRITOR. USA
MARIA MARTINEZ. TERAPEUTA Y MEDIUM. CONSULTA ESPIRITUAL. HIPNOSIS REPARADORA. ENERGÍA DIKSHA.
THERESA SORRIBAS. DESPROGRAMACIÓN BIOLÓGICA. Sesiones en Barcelona.
FELIX SERRANO PEREZ. ACUPUNTURA. ARTES MARCIALES. MURCIA
JHESUA. TERAPEUTA HOLÍSTICO.
JEROME PHILIPPE HARTMAN. ASTROLOGÍA, NUMEROLOGÍA Y SESIONES EN COACHING CUÁNTICO
ARTHUR ROWSHAN. CREADOR DE BIOPULSING. EXPERTO EN TRATAMIENTO DE LA ANSIEDAD.
SERGIO SERRET GUERRERO. MAESTRO REIKI KUNDALINI.
AURUM VITAE.
Enlaces recomendados
S&S ANIMAMUSIC S.L. Colección de Música para Terapeutas. Masaje. Relajación. Reiki, etc. Diferentes estilos: Chill Out. New Age. Ambiental. Gótico Etéreo. Electrónica. Acústica. Mantras y Meditación
ATENCIÓN TERAPEUTICA. SALA TODOTERAPIAS
Emisión Natural. la radio de la medicina natural en Internet
HarmonicSounds y Asociación de Terapia del Sonido
Jardín Mariposa, S.L. ( Petra Klein).Danzaterapia. ArteTerapia. Biodanza.
Escuela Internacional LEMAT. Formación en Psicogenealogía
Arte de la Diosa. Esculturas de terracota originales. Tienda online Anerisart en ETSY
ANERISART. Arte espiritual. Barcelona.
ESCUELA DE CRISTALOTERAPIA Y CIENCIAS ALTERNATIVAS NOEMÍ ROSAS. Cristaloterapia. Cromoterapia. Musicoterapía. Psicología. Coaching. Meditación.
Centro Ajna. Terapias alternativas para el crecimiento y la evolución personal y global. Badalona
ALMA DE YOGA. Kundalini Yoga, Meditación, talleres de Crecimiento Personal. Barcelona
Sala TODOTERAPIAS Barcelona en alquiler disponible para cursos, talleres y conferencias
LA ESCUELA de QI GONG. Estudios interculturales, Prácticas energéticas y Cultura china. Barcelona
Arquitectura del éxito. Formación, Coaching y Consultoría. Barcelona
S&S ANIMATERAPIAS S.L. - CIF: B 64406317
C/ Aragón 141-143, 1º 5ª 08015 Barcelona- Mail: info@todoterapias.com
Tel. 651 693 237 - Política de Privacidad - Advertencia sobre el uso de Todoterapias.com